Unos 'lucky bastards' que acechan la historia

Unos 'lucky bastards' que acechan la historia