El fútbol dejó de servir de escudo para ocultar los problemas

El fútbol dejó de servir de escudo para ocultar los problemas