Si no nos merecemos, como humanidad, la intervención de Dios en nuestra historia... ¡Hágase Su Voluntad!...
Loading