En el Barça, ganar no era suficiente

En el Barça, ganar no era suficiente