Todo circula en la misma línea, desde una nalgada para disciplinar hasta el abuso sexual

Todo circula en la misma línea, desde una nalgada para disciplinar hasta el abuso sexual