Los videojuegos se hicieron para jugarse, no para verse

Los videojuegos se hicieron para jugarse, no para verse