El presidente usa el engaño como moneda de cambio

El presidente usa el engaño como moneda de cambio