El pecado apesta aunque le pongas perfume

El pecado apesta aunque le pongas perfume