El aspecto no es causa de risas

El aspecto no es causa de risas